Acupuntura

Los orígenes de la acupuntura se pierden en la historia del hombre y del mundo, y su inicio es uno de los misterios que rodean al nacimiento del pensamiento y de la civilización.

Está claro que cualquier ser vivo se mueve por una energía bioeléctrica sin la cual no podría existir la vida y que esta energía la tomamos por medio de la alimentación y la respiración, pues bien, al igual que la sangre fluye por nuestras venas y arterias, la energía no circula por el cuerpo a su libre albedrío sino que lleva un recorrido por todo nuestro organismo y baña cada uno de nuestros órganos.

Cuando esta energía que baña algún órgano esta en exceso o en insuficiencia, surge la enfermedad y la acupuntura por medio de la inserción de unas finísimas agujas indoloras es la encargada de restablecer el equilibrio energético.

Es otro misterio de la medicina china el saber porqué funciona la acupuntura y porqué una serie de puntos en el cuerpo (más de 360) tienen acciones específicas sobre las enfermedades pero es indudable que la experiencia de miles de años en este tipo de tratamiento convierten a la acupuntura en la medicina ancestral con más experiencia del mundo.

¿Es Doloroso el Tratamiento con Acupuntura?

En absoluto, la aguja es muy fina y elástica y tan sólo se aplica debajo de la piel, notando en la inserción de la misma un ligero pellizco que desaparece una vez puesta. También influye de manera notoria la pericia del acupuntor al introducir la aguja y el conocimiento en profundidad de la anatomía humana y los puntos exactos donde debe aplicarse el tratamiento.

En nuestro caso la amplia experiencia de nuestros profesionales avala un tratamiento correcto y carente de dolor.

¿Tiene efectos secundarios?

No, si es aplicada por auténticos profesionales